10 de Septiembre de 2019
|   NOTICIAS LOCALES
La EFSA ha publicado un nuevo informe sobre residuos de plaguicidas en alimentos

 

En fecha 26 de junio de 2019 ha sido publicado en la página web de la EFSA el último informe sobre el control de residuos de plaguicidas llevado a cabo por las agencias de los diferentes países miembros y por la propia EFSA. El informe muestra la situación actual de los residuos de plaguicidas en la cadena alimentaria y realiza recomendaciones de control para continuar reduciendo su presencia en los alimentos.

Anualmente la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA) elabora un informe sobre las actividades de control de los niveles de plaguicidas realizados entre los países miembros de la Unión. En su última edición el informe evalúa los datos obtenidos durante el año 2017. Se trata de un informe de carácter público y muy completo, que recoge datos provenientes de un total de 88247 muestras. De media, se analizaron unos 230 residuos de plaguicida por muestra. De todas las muestras analizadas cerca de un 42% contenían residuos cuantificables de algún plaguicida por debajo o igual al límite máximo de residuo (MRL) establecido en la Unión Europea, y aproximadamente un 4% superaban dicho MRL y por tanto incumplían la legislación.

Comparando los datos obtenidos con los de años anteriores, la EFSA señala en su informe que los niveles de plaguicidas encontrados suponen un riesgo de exposición con efectos negativos sobre la salud de la población bajo, pero recomienda continuar monitorizando los alimentos mediante métodos de cuantificación de plaguicidas de tipo multiresiduo.

Tal y como señala el informe, los plaguicidas más veces detectados son el Isoprothiolane y el ión bromuro (procedente del tratamiento con bromuro de metilo) en arroz. En matrices vegetales en general, los plaguicidas más frecuentemente cuantificados son: methoxychlor, diazinon, chlorpyrifos, pirimifos metil, y algunas piretrinas.

En productos de origen animal el DDT fue el plaguicida con mayor número de incidencias. Pese al hecho de estar prohibido su uso desde hace años, su elevada persistencia en el medioambiente hace que continúe estando presente en la cadena alimentaria.

Como en años anteriores, el informe de la EFSA destaca como una excelente herramienta para conocer a partir de datos objetivos y actualizados cual es la incidencia actual de los diferentes residuos de plaguicidas en las diferentes categorías de productos. Esta información puede ser de gran ayuda a la hora de seleccionar qué método de análisis multiresiduo se adecua mejor a nuestro producto, y cuáles son los plaguicidas que recientemente han tenido más incidencias.

Puede descargar el informe completo en: http://www.efsa.europa.eu/it/efsajournal/pub/5743

food.spain@mxns.com