food-contact-materials.jpg
11 de Abril de 2018
|   NOTICIAS LOCALES
Disruptores endocrinos ocultos en los materiales en contacto con alimentos

Disruptores endocrinos ocultos en los materiales en contacto con alimentos

Los organismos oficiales europeos clasificaron recientemente el Bisfenol A y cuatro ftalatos como disruptores endocrinos. Estas sustancias químicas se pueden encontrar en productos alimenticios de amplio consumo, ya que pueden migrar de los materiales en contacto con alimentos, como los envases de plástico.

¿Qué son los disruptores endocrinos?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los disruptores endocrinos o sustancias químicas alteradoras endocrinas son sustancias químicas que alteran las funciones normales del sistema hormonal de los organismos vivos. Por esta razón, una sustancia alteradora endocrina puede tener efectos adversos para la salud. Se sospecha que estas sustancias están asociadas con alteraciones en la función reproductiva, aumento de la incidencia de cáncer de mama y problemas de desarrollo infantil. También es posible un efecto tóxico sobre el sistema inmunológico.

La Comisión Europea afirma que existen pruebas sólidas de que los disruptores endocrinos tienen efectos tóxicos en los animales. Por ejemplo, la feminización se ha demostrado en los peces machos. Se investigan muchos posibles efectos en humanos: malformaciones congénitas, cáncer, retraso en el desarrollo sexual y neuroconductual.

La Red de Intercambio de Alteraciones Endocrinas (The Endocrine Disruption Exchange Network, TEDX), un instituto de investigación sin fines de lucro, sugiere que algunos plaguicidas, metales, productos para el cuidado personal, aditivos alimentarios y componentes de envases de alimentos podrían ser capaces de causar cambios endocrinos.

¿Qué son los materiales en contacto con alimentos?

Los materiales en contacto con alimentos (FCM, por sus siglas en inglés) incluyen una amplia variedad de materiales como plásticos, papel, cerámica, metales y tinta utilizados en el envasado de alimentos, contenedores de alimentos y otros artículos que entran en contacto con alimentos.

El envase es un elemento esencial en la fabricación de alimentos: protege los alimentos de las alteraciones físicas, químicas y microbiológicas y promociona el producto alentando su compra. Sin embargo, según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el envase puede ser una fuente de contaminación, ya que puede producirse la migración de estos materiales con la transferencia de sustancias químicas o partículas a los alimentos. Por este motivo, se ha promulgado una legislación específica a nivel nacional y de la UE con el objetivo de controlar la contaminación nociva y proteger la salud de los consumidores. En los últimos años se han llevado a cabo numerosos proyectos de investigación sobre la migración de aditivos, residuos y productos de nueva formación. Según las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y Organismos Oficiales Europeos, se sospecha que algunas de las sustancias químicas o partículas que pueden migrar de los materiales en contacto con alimentos tienen propiedades disruptoras endocrinas.

Bisfenol A

El bisfenol A (BPA) es una sustancia química empleada para fabricar plásticos de policarbonato transparentes, duros y ligeros. Este material se utiliza principalmente para la fabricación de vajillas y recipientes de almacenamiento. El BPA es también un componente de las resinas epoxídicas utilizadas como lacas para recubrir productos metálicos como latas y tapas de botellas. El BPA también se puede utilizar por sus propiedades ignífugas. Según la Red de Intercambio de Alteraciones Endocrinas (TEDX), el BPA es un aditivo que se encuentra en muchos productos de consumo ampliamente utilizados y es uno de los productos químicos de mayor volumen producidos en todo el mundo.

Un informe publicado en 2015 por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) mostró que el bisfenol A puede tener efectos adversos sobre el riñón, la glándula mamaria y el hígado en los animales. Los gestores de riesgos de la EFSA anunciaron recientemente una reevaluación de la toxicidad del bisfenol A para especificar estos resultados.

La Agencia Francesa de Alimentación, Medio Ambiente y Salud y Seguridad Ocupacional (ANSES) publicó en 2017 una evaluación de riesgos que identificaba al bisfenol A como disruptor endocrino. Esto se debe a sus probables efectos sobre la reproducción humana, en particular al dañar la fertilidad y el desarrollo fetal. Como consecuencia, en enero de 2018, la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) clasificó el bisfenol A como disruptor endocrino y como "sustancia altamente preocupante" (SVHC). Por lo tanto, el bisfenol A deberá ser objeto de un seguimiento específico en el marco del reglamento europeo REACH (Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas).

La Comisión Europea ha publicado en 2018 un nuevo reglamento que endurece las restricciones sobre el uso de BPA en los envases. El Límite de Migración Específica (LME), que es la cantidad máxima del producto químico que puede migrar del envase a los alimentos, se ha reducido a 0,05 mg de BPA por kg de alimento. Además, el bisfenol A, que está prohibido en los biberones desde 2011, ha sido prohibido en la fabricación de cualquier material en contacto con alimentos destinado a niños de hasta 3 años de edad.

Ftalatos

Los ftalatos se utilizan principalmente como plastificantes para aumentar la flexibilidad, transparencia, durabilidad y longevidad de los plásticos. La principal aplicación de los ftalatos es la fabricación de PVC (Polivinil cloruro, también conocido como polivinilo o vinilo). Según la Red de Intercambio de Alteraciones Endocrinas (TEDX), se producen más de tres millones de toneladas métricas de ftalatos al año en todo el mundo.

En varios informes de evaluación del riesgo publicados en 2005, la EFSA evaluó que varios ftalatos tienen un efecto tóxico sobre la reproducción. Esto está en consonancia con los expertos de la ECHA que han añadido cuatro ftalatos a la lista de disruptores endocrinos en 2017: DEHP, DBP, BBP y DIBP. Estas sustancias químicas también están clasificadas como "Sustancias altamente preocupantes" (SVHC), por lo que deben ser controladas de acuerdo con la legislación europea REACH, incluso si están permitidas en plásticos. Además, en su proyecto de plan de acción móvil comunitario anual (CoRAP), la ECHA añadió dos ftalatos adicionales a esta lista que deben controlarse con arreglo a REACH en el Reglamento de la UE.

¿Desea saber más sobre los materiales en contacto con alimentos y los productos químicos alteradores endocrinos?

En el Blue Paper 2018 de Mérieux NutriSciences, hallará datos más específicos sobre el bisfenol A, los ftalatos y los disruptores endocrinos. Accederá a información relacionada con los niveles de exposición, los riesgos asociados, las medidas preventivas, las normas y las perspectivas reglamentarias, así como a un análisis único de las alertas RASFF (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos) sobre alimentos. Además, en este documento se tratan otras sustancias provenientes de materiales en contacto con los alimentos como los hidrocarburos de aceites minerales (MOSH y MOAH) y las sustancias perfluoroalquiladas (PFAS), y muchos otros contaminantes.

Solicite el Blue Paper 2018!

References

WHO, Global assessment of the state-of-the-science of endocrine disruptors, 2002.

European Commission, Environment > Chemicals > Endocrine disruptors > What area might they affect?, Online - Last update in June 2016.

ECHA, Draft Community Rolling Action Plan (CoRAP) update for 2018-2020, October 2017.

EFSA, Food contact materials: building on scientific developments, January 2016.

EFSA, Fact sheet: EFSA explains the Safety of Bisphenol A, January 2015.

EFSA, Scientific Opinion: risks related to the presence of BPA in foodstuffs, March 2015.

European Commission, Glossary: phthalates, [online].

EFSA, Opinion of the Scientific Panel on food additives, flavourings, processing aids and materials in contact with food (AFC) related to Bis(2-ethylhexyl)phthalate (DEHP) for use in food contact materials, November 2005.

EFSA, Statement of the Scientific Panel on Food Additives, Flavourings,Processing Aids and Materials in Contact with Food on a request from the Commission on the possibility of allocating a group-TDI for Butylbenzylphthalate, November 2005.

EFSA, Opinion of the Scientific Panel on food additives, flavourings, processing aids and materials in contact with food (AFC) related to di-Butylphthalate (DBP) for use in food contact materials, November 2005.

ECHA, Candidate List of substances of very high concern for Authorisation, [online].

EFSA, BPA plan ready for new EFSA assessment in 2018, December 2017.

European Commission, Commission Implementing Decision (EU) 2017/1210 of 4 July 2017 on the identification of bis(2-ethylhexyl) phthalate (DEHP), dibutyl phthalate (DBP), benzyl butyl phthalate (BBP) and diisobutyl phthalate (DIBP) as substances of very high concern according to Article 57(f) of Regulation (EC) No 1907/2006 of the European Parliament and of the Council (notified under document C(2017) 4462) (Text with EEA relevance. ), July 2017.

European Commission, Commission Regulation (EU) 2018/213 of 12 February 2018 on the use of bisphenol A in varnishes and coatings intended to come into contact with food and amending Regulation (EU) No 10/2011 as regards the use of that substance in plastic food contact materials (Text with EEA relevance. ), September 2017.

ECHA, MSC unanimously agrees that Bisphenol A is an endocrine disruptor, June 2017.

TEDX, Bisphenol A, Online.

TEDX, Phtalates, Online.