Una de las herramientas básicas para mejorar, es la realización de auditorías internas, en las que se detectan desvíos entre la realidad y los requisitos del propio Sistema de Gestión de la Calidad y la Seguridad alimentaria, así como los de las Normas en las que se basa el mismo (ISO22000:2005, IFS, BRC…).

El objetivo básico de una auditoría debería ser hacer mejorar a la organización a partir del conocimiento de sus defectos. La Norma ISO 19011, directrices para la auditoría de los sistemas de gestión de la calidad y/o ambiental, establece que, para conseguir dicho objetivo, los auditores deben ser competentes y ser independientes del área auditada para que no pueda verse afectada su imparcialidad y objetividad.

Ponemos a su disposición nuestro equipo de expertos auditores con competencia acreditada y una independencia total de la realidad auditar. Externalizar el proceso de auditorías nos ofrece numerosos beneficios:

  • evaluaciones más objetivas de su sistema de gestión realizadas por auditores externos a la empresa,
  • reducción de los costes de formación de auditores internos,
  • reducción del tiempo disponible en recursos humanos propios (tiempo de preparación y ejecución de las auditorias).