Los envases y materiales promocionales en contacto con alimentos pueden transferir compuestos que modifiquen sus características sensoriales.

Cuando un material entra en contacto con un alimento, procede asegurar que éste no transmitirá elementos nocivos al alimento y que tampoco modificará sus características sensoriales.

 

La transferencia de compuestos de efectos indeseables en las propiedades sensoriales se da frecuentemente en pequeñas cantidades, por debajo de los límites de detección de las técnicas analíticas, o bien no se ha previsto su identificación analítica, por lo que es necesario realizar una evaluación sensorial.

Los Test de Migración Organoléptica (Taint Test, Test de Robinson) permiten detectar si los materiales en contacto con un alimento modifican las características sensoriales de los mismos.

Los materiales de envasado (tapones y/u obturadores, envases, films, papel, cartón, ítems promocionales,…) e ítems promocionales (cromos, tazos, calcomanías, juguetes, rascas, tarjetas adhesivas,…) en contacto con alimentos pueden transferir compuestos que modifiquen sus características sensoriales; procede asegurar que éstos no transmitirán elementos nocivos a los alimentos y que tampoco modificarán sus características sensoriales.

Algunos de los tests destinados al control de migraciones de carácter organoléptico en cuanto a:

  • la selección inicial de materiales (gramaje de las capas, tintas, sobres, etc.) adecuados,
  • el control de envases e ítems promocionales,
  • la emisión de certificados para avalar la bondad de los materiales/ítems, y para garantizar la inocuidad de sus productos.

Material en contacto con alimentos

¿DESEA MÁS INFORMACIÓN?
Contacte con nosotros!